Mucho más que Juegos

Los Juegos Olímpicos de Londres pasaron y nos dejaron récords, imágenes increíbles captadas por las lentes fotográficas y transmisiones en vivo que pudimos disfrutar en HD desde nuestros hogares.

Excelente espectáculo, sin dudas. Pero atrás de los Juegos hay muchas historias, anécdotas e intereses.

Una de esas historias te la contamos acá, llega de Melbourne 1956, entre soviéticos y húngaros.

El partido olímpico más sangriento de la historia, donde por el waterpolo se enfrentaron la Unión Soviética (URSS) y Hungría. En días que Budapest, capital húngara, era invadida por el ejército soviético, los atletas húngaros eran los representantes del pueblo hostilizado por las bombas y balas que llegaban desde Moscú.

El pueblo húngaro se había levantado en rebeldía y los soviéticos llegaron para implementar sus armamentos. Así, en Melbourne, la comunidad internacional apoyaba en todas las disciplinas a los atletas de Hungría, y junto al apoyo de los exiliados se enfrentaron en aquel recordado partido frente a los atletas que representaban a la URSS.

En un ambiente muy caldeado, la piscina fue una guerra aparte donde hubo una golpiza física brutal. Con el tanteador 4 a 0 a favor de los húngaros, el ruso Prokopov le abrió la ceja al goleador de Hungría, Ervin Zador, con lo que se suspendió el partido por causa de la gran perdida de sangre en el agua y los tumultos en las gradas a falta de un minuto para el final.

Aquel año, Hungría se quedó con la medalla de Oro y sus jugadores se convirtieron en héroes e imagen de una revolución que estaba aconteciendo.

Mirá el trailer de Freedom’s Fury, el documental que cuenta esta historia olímpica, política y social.

Compartílo con tu gente. VamoArriba!

Comentarios

comments

Powered by Facebook Comments